Publicado: 30 marzo, 2018
Edicion:



  • Las Cenizas de Ángela

    La historia que conocemos en Las Cenizas de Ángela está narrada desde la perspectiva de uno de los miembros de una familia pobre (al parecer la más pobre) de Irlanda.

    La voz nos cuenta una historia terriblemente dolorosa y sin embargo, se deja traslucir un humor muy fino que nos mantiene a media sonrisa durante toda la lectura, Frank McCourt tiene un estilo narrativo único y este va más allá de la reconocible voz del dolor en la infancia que muchos autores saben mostrar para causar empatía rápido en los lectores.

    Con este humor aprendemos en la narración que entre todas las infancias pobres, ninguna lo es peor que la infancia pobre en Irlanda, pero que entre las infancias desgraciadas irlandesas, las infancias desgraciadas irlandesa católica es la peor de todas… a partir de ahí puede imaginarse el lector lo delirante y divertido que se va haciendo este relato.

    Es relativamente entendible que una visión prejuiciosa mire en este relato una burla de la pobreza, pero en realidad es una calidad narrativa única la que logra tal cosa, además, la voz que nos habla lo hace en primera persona, de su pobreza, de sus penurias y claro, algunas situaciones se salen de lo viable, pero las licencias literarias existen desde hace mucho y abarcan para todos.

    libro Las Cenizas de Ángela 

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *